LATIDOS DE ORO

Empresa familiar con formación agronómica

Somos una empresa familiar con formación agronómica, que se ha forjado en Adamuz (Córdoba). Un municipio andaluz con larga tradición olivarera durante siglos, amante del aceite de oliva y del cultivo del olivo. En nuestro caso, hemos aunado el trabajo físico y el estudio de otras labores que componen el manejo del olivar desde la poda hasta la recolección pasando por el mantenimiento del suelo, nutrición, riego y tratamientos preventivos mínimos y curativos solo en caso necesario. 

Gracias a nuestra pasión por el mundo del olivar y los conocimientos adquiridos con el tiempo, hemos ido desarrollando experiencias que nos han permitido innovar en muchas facetas del cultivo.

Cultivo en un entorno privilegiado: Sierra Morena y el río Guadalquivir

Todo aquel que visita Adamuz y la comarca del Alto Guadalquivir, se enamora. Y no lo decimos nosotros por la pasión que profesamos a nuestro pueblo, lo dice la historia y los paisajes que allí se encuentran. Nuestro olivar se sitúa en el corazón de Sierra Morena a los pies del río Guadalquivir, y aunque la mayor parte de la tierra se dedica al cultivo del olivo, la vegetación característica es bosque mediterráneo de encinas o madroños. Un paraíso para cualquier amante de la naturaleza.

CÓMO ENTENDEMOS EL CULTIVO DEL OLIVAR

Nuestra máxima: el cuidado medioambiental del ecosistema en cada parcela de cultivo para conseguir un aceite obtenido de manera sostenible

Esto se consigue aprovechando las nuevas tecnologías, los avances de la ciencia y los nuevos medios de producción pero sin perder el foco en que las zonas de cultivo sean por encima de todo un rincón agradable tanto para las personas como para los animales, incluidos los insectos beneficiosos para el ecosistema.

Este sistema de trabajo suele ser complicado de llevar a cabo, ya que algunos de estos métodos de cultivo son inusuales y difícilmente asumibles por muchos agricultores, como el mantenimiento de cubiertas vegetales espontáneas con flora autóctona, que como consecuencia producen materia orgánica en el suelo.